Fases del proyecto

El proyecto CEL LA RIBERA contempla la ejecución de las siguientes fases principales que se desarrollarán durante los años 2022, 2023 y 2024. Dichas fases se basan en la metodología indicada en la ‘Guía Práctica del Proceso de Compra Pública de Innovación para Organismos Públicos de la Comunitat Valenciana’ de la AVI, tal como se puede observar a continuación:

  • FASE 0. CREACIÓN DEL EQUIPO DE TRABAJO DE CPI Y CONSTITUCIÓN DEL CSTER. La fase inicial del proyecto sentará las bases para el desarrollo de una estrategia para el despliegue de las comunidades energéticas en la Ribera y, por otra parte, la ejecución de, como mínimo, 1 procedimiento de CPI. La primera actuación será la creación del grupo de trabajo encargado de dirigir el proyecto, incluyendo en el mismo, como mínimo, a las 3 patas del modelo de triple hélice: sector académico (Universitat Politècnica de València, en adelante UPV) , sector empresarial (Asociación Valenciana de Empresas de Servicios Energéticos, en adelante, AVAESEN) y el sector público (Diputación de València, en adelante DIVAL y la Federació Valenciana de Municipis i Províncies, en adelante FVMP), además de los 47 ayuntamientos de la Ribera y las dos mancomunidades que los agrupan (Mancomunitat de la Ribera Alta i Mancomunitat de la Ribera Baixa). Así mismo, se llevará a cabo la contratación de la asistencia técnica necesaria para la correcta implementación del proyecto. Por otra parte, se seleccionarán 2 municipios de la Ribera (uno con una población menor de 5000 habitantes y otro con una población mayor). De esta forma, se completará el clúster innovador del proyecto CEL LA RIBERA. Con todo el equipo de trabajo constituido se definirá un plan de acción para la ejecución del proyecto y se llevará a cabo unas sesiones formativas sobre CPI para el personal técnico y político de los dos ayuntamientos seleccionados, como parte de las actividades del proyecto orientadas a la creación de los equipos especializados en CPI en cada uno de los 2 ayuntamientos.

Finalmente, se llevará a cabo el análisis sobre el potencial despliegue de las comunidades energéticas en los municipios seleccionados que consistirá, de forma general, en: i. Análisis del recurso solar y potencial de despliegue en cubiertas de ambos municipios, y; ii. Análisis de las demandas y consumos energéticos de los edificios residenciales y públicos de los municipios objeto del proyecto. Dicho análisis será del área urbana podrá ser completo o parcial en función de la oferta presentada por la empresa adjudicataria de dicho servicio.

  • FASE 1. ANÁLISIS Y DETECCIÓN DE NECESIDADES. La fase 1 engloba las acciones encaminadas a determinar los retos y necesidades (técnicas, legales y/o procedimentales, e incluso sociales) a alcanzar mediante el contrato público para la promoción de comunidades energéticas en los municipios participantes. De esta forma, se reconocerá la innovación a alcanzar mediante un procedimiento de CPI.

Previamente a la actividad 1.2, se habrá ejecutado una revisión del marco jurídico y técnico del concepto comunidad energética que, junto con la información de la actividad 0.4, nos llevará a la identificación del piloto a desarrollar en los municipios.

Asimismo, contempla la ejecución, de forma paralela, de las acciones de vigilancia tecnológica y contraste con el mercado de las potenciales soluciones (de entre ellas, las innovadoras). Finalmente, se identificarán los criterios iniciales de valoración de las futuras ofertas. La identificación de las necesidades que deben cubrir las soluciones innovadoras es un paso clave para asegurar que el proyecto es realista, obtener la credibilidad necesaria de cara a los posibles proveedores. La identificación de necesidades supondrá:

  • Discutir con los usuarios finales del edificio y con los técnicos municipales, que son los que están en la mejor posición para identificar las ineficiencias del proceso y del servicio. Promover la participación ciudadana es esencial para asegurar la aceptación del proyecto de innovación para poner en práctica;

  • Definir las necesidades a cubrir sin especificar las soluciones (necesidades funcionales). Hay que recordar que la definición de necesidades en términos de funcionalidad abre la puerta a la innovación, mientras que las especificaciones detalladas restringen la respuesta a un número limitado de soluciones;

  • Ganar masa crítica, identificando posibles administraciones/propietarios de edificios con problemas o necesidades similares. De forma que el proyecto gane credibilidad des del punto de vista del sector privado, mostrándoles que vale la pena invertir en estas tecnologías porque hay un mercado potencial para esos productos y/o servicios.

  • FASE 2. INVOLUCRACIÓN DE LOS DISTINTOS ACTORES. Esta fase contemplará las acciones de diálogo previo con el mercado por parte de los ayuntamientos y del grupo de trabajo en general hasta la definición de la ‘prior information notice’ o anuncio previo al mercado (PIN). El objetivo de la presente fase será la preparación de la información, los canales de distribución de dicha información y los materiales necesarios para un posterior diálogo fructífero con el mercado. Se preparará toda la documentación técnica necesaria sobre los casos piloto, obteniendo como resultado el prospecto del proyecto, y el cuestionario técnico a completar por los suministradores de soluciones describiendo la forma de resolver las necesidades del edificio con su producto o tecnología. Está fase será la preparatoria para el lanzamiento del proceso de diálogo con el mercado (con la publicación del PIN en los boletines oficiales de contratación).

  • Fase 3. Diálogo con el mercado. El compromiso e implicación del mercado en participar en un procedimiento de CPI es la piedra angular de la adquisición de innovación. Es esencial que los compradores tengan un buen conocimiento de la cadena de suministro vinculada con el producto innovador que desean comprar. Además, esta fase es clave para atraer a los proveedores potenciales y para intercambiar información con ellos. En general, el diálogo con el mercado puede hacerse a través de reuniones, diversos tipos de comunicaciones, encuestas y visitas in situ. La fase de diálogo con el mercado se iniciará con la publicación del anuncio previo al mercado o PIN en el boletín TED (Tenders Electronic Daily) de la UE, así como el prospecto informativo del proyecto y el cuestionario de consulta al mercado. Asimismo, se llevará a cabo una importante actividad de contacto, difusión e información al sector empresarial sobre el proyecto. A continuación, se llevará a cabo la open market consultation (OMC) o jornada de consulta al mercado. Estas jornadas incluirían una visita con las empresas interesada a los pilotos en cuestión, así como reuniones bilaterales con las empresas interesadas para debatir las propuestas presentadas mediante el cuestionario técnico. Toda esta información recogida mediante el diálogo con el mercado sentará las bases en cuanto a la tipología de actuaciones a contratar para la conversión creación de, al menos, una comunidad energética en el marco del proyecto. Al mismo tiempo, a través del diálogo se llevará a cabo la confirmación de los criterios de valoración de las ofertas que regirán la posterior licitación pública.

  • Fase 4. INICIO DEL PROCESO DE COMPRA. El objetivo de la fase 4 es completar un procedimiento de CPI con la contratación de las obras y/o trabajos. Con la información recogida mediante la jornada de consulta al mercado (entrevistas con las empresas y los cuestionarios de consulta) se seleccionará el procedimiento de compra a seguir por el ayuntamiento según la ley 9/2017 (abierto, diálogo competitivo o la licitación con negociación), diseñándose los pliegos de condiciones de la contratación que regirán la actuación mediante el procedimiento de CPI. El departamento de contratación del Ayuntamiento dirigirá la redacción de los pliegos de condiciones apoyados por el resto del grupo de trabajo del proyecto.

  • FASE 5. monotorización y evaluación. Para la validación de los resultados de la licitación, el grupo de trabajo desarrollará: i. un plan de monitorización tanto para la ejecución de los trabajos, asegurándose que el producto/servicio contratado cumple con lo descrito en el contrato, así como; ii. Un plan para la comprobación o validación de la solución adoptada que habría de implementar el ayuntamiento. Se redactará un informe de resultado de la monitorización.

Ir al contenido